14/3/17

Iberdrola vuelve a la construcción de viviendas tras la crisis del ladrillo


Iberdrola quiere volver a poner velocidad de crucero en su negocio de construcción de vivienda a partir de este año, tras el parón de la empresa y del sector coincidente con la crisis del ladrillo desde 2007. La división inmobiliaria del grupo presidido por Ignacio Sánchez Galán se suma así a las empresas que apuestan por la recuperación de este negocio.

Iberdrola Inmobiliaria prevé lanzar 10 nuevas promociones a lo largo de 2017, a lo que se podrían sumar incluso otras seis antes de que acabe el año o en el inicio de 2018, como confirman desde la compañía. Las viviendas están situadas en diversas ciudades españolas, en suelos que la filial del grupo energético ya poseía.

La empresa ya tiene avanzadas e incluso en comercialización diversas promociones de chalets y pisos en El Cañaveral, Torrejón de Ardoz, Móstoles y Pinto en Madrid, además de otras en Santander y Murcia, a la que se sumará una de lujo en la calle Regne de València (en la capital valenciana) y una de exclusivas villas en México, con un desarrollo en el Estado de Sonora, en la costa del Pacífico.

En un segunda etapa, poco después comenzará con las promociones de chalets en Benicàssim (Castellón), Marbella y Casares (Málaga), Almuñecar (Granada) y pisos en la zona de El Sadar (Pamplona) y en Salamanca a finales de 2017 o comienzos de 2018.

Esta empresa nació en 1991, como fusión de varios negocios inmobiliarios de Iberdrola, y en esa década comenzó a desarrollar vivienda nueva. Pero a partir de 2009, la división residencial entró en pérdidas, como ocurrió con gran parte del sector ante el parón en las ventas de casas y el deterioro del valor de los suelos. En las últimas cuentas presentadas al Registro, las de 2015, la empresa se anotó números rojos por 27 millones de euros, frente a los 43,6 millones de 2014.

En 2015, Iberdrola recapitalizó la deuda que mantenía con su filial Iberdrola Inmobiliaria. El grupo energético inyectó 616,7 millones en su compañía a través de una ampliación de 154,2 millones y el resto como prima de emisión. Además, en 2013, la compañía se incorporó al capital de la Sareb.

Iberdrola Inmobiliaria, que tiene como consejero delegado a Emilio Sánchez Castellano, ha comercializando en la última etapa promociones que venía arrastrando de los últimos años en Ávila, Ciudad Real, Móstoles y Mallorca, con una cifra de negocio que pasó de 92 millones en 2008 a 30 millones en 2015.

Desde la empresa se especifica que en los últimos años, además de comercializar las viviendas acabadas, se ha realizado una gestión del suelo y un análisis profundo de la situación del mercado y la tipología de demanda de vivienda en cada localización.

La compañía presidida por Sánchez Galán se suma así a la apuesta por la recuperación en el sector, en el que principalmente han entrado los fondos internacionales. Es el caso de Lone Star (con la inmobiliaria Neinor), Castlelake (Aedas), Värde Partners (Dospuntos) o Kronos Investment (Kronos Homes), que en total sumarán alrededor de 6.000 millones en inversiones. Desde Iberdrola no se especifica qué recursos destinarán a estas próximas promociones.

En esta nueva apuesta por el residencial se incluye la reciente compra de la inmobiliaria española Vía Célere, una de las pocas activas durante la crisis, por parte del fondo Värde, que la unirá a su recién creada Dospuntos.

Junto a la parte residencial, el grupo cuenta con Iberdrola Inmobiliaria Patrimonio, el negocio dedicado a la promoción y gestión para el alquiler de activos comerciales (oficinas, centros comerciales...). Actualmente, esta compañía tiene una cartera de patrimonio en explotación superior a los 200.000 metros cuadrados de superficie bruta alquilable, con una valor de los activos de más de 600 millones de euros, según la compañía.

Entre sus últimos proyectos desarrollados está Torre Auditori de Porta Firal en Barcelona. Esta parte del negocio patrimonial obtuvo una facturación de 30 millones en 2015, según recoge la web Insight View con datos del Registro, y un beneficio de 11,9 millones.

 
Vuelos Baratos